Cehegín-98
Cehegín-53
Cehegín-90
Cehegín-31
Cehegín-80
Cehegín-84
Cehegín-56
Cehegín-3
Cehegín-37
Cehegín-49
Fiestas Patronales de Cehegín

CEHEGÍNMaravilla Rural de España 2019

PersonajesIlustres

Miguel Mas y Soler

Médico y cirujano

Miguel Mas y Soler

Nació el día 27 de diciembre de 1847 en el pueblo alicantino de Monovar. Fue un reconocido médico cirujano, natural de Valencia, que casó con la ceheginera doña María de Béjar y Ciller. Persona de prestigio, se licenció y doctoró en la Universidad de Valencia en el año 1869 y allí ejerció de profesor en la Facultad de Medicina. Aunque no nació en Cehegín, siempre se consideró y fue considerado como tal.

Entre una vida intensa en el mundo de la medicina y cirugía, fue académico de la Real Academia de Medicina de Valencia. Llegó muy joven a Cehegín, obteniendo una plaza de médico titular, y aquí conoció a su doña Ma­ría, se casaron, y tuvieron como hijos a don José, don Francisco y don Miguel Mas de Béjar. Este último fue propietario de la Casa de Jaspe, de Cehegín, por su matrimonio con la heredera de la misma, doña Josefina Massa, y persona de gran reputación intelectual y humana en el Cehegín de la primera mitad del siglo XX.

Don Miguel Mas y Soler fue un cirujano muy reconocido, que tuvo el gran honor de haber sido el primero que realizó una esplenectomía, o extirpación del bazo, con éxito en España.

Decía don Miguel en una carta, que nos refleja el diario” El Siglo Nuevo”, en el año 1902:

“No importa que las frescas brisas de esa hermosa vega no mecie­ran mi cuna cuando nací, si orearon mi frente cuando empecé a ser hombre; y esa fecunda tierra no negará a mi cuerpo, cuando muera, un rincón sombreado por la Peña Rubia. No importa, no, que yo no haya nacido en Cehegín; la patria está allí donde uno ama y es querido y la patria del hombre que piensa no se encierra entre las cuatro colinas que rodean un pueblo, cuando extenderse debe al ser solidario de los demás hombres hasta llenar la humanidad entera.”

Falleció don Miguel Mas y Soler el día 23 de marzo del año 1902, a una edad temprana de 54 años. A su fallecimiento, los periódicos loca­les, comarcales y regionales, se hicieron amplio eco del suceso, siendo grandes las muestras de pésame desde todos los sectores sociales y políticos, así como en el mundo de la medicina.

Fuente: Francisco Jesús Hidalgo García